La Ruta

Tierra de lobos y de lagos

Son agrestes y bellas, las sierras por donde los lobos corren, donde se oye el bramar de los venados, donde las carreteras son atravesadas por corzos y tejones, donde las nutrias nadan en ríos limpios y los cielos son cruzados por aves magníficas, como el águila real o el halcón peregrino.

Así es el Parque Natural de Montesinho, que acoge el ochenta por cien de las especies de mamíferos existentes en Portugal, varios ejemplares de flora endémica y mariposas que sólo existen aquí, en un escenario donde las aldeas de piedra se recogen a la sombra de sotos frondosos, y prados de amapolas se transforman en trigales dorados en verano.

Es así también el Parque Natural del Lago de Sanabria -el de mayor origen glaciar de España- rodeado por picos imponentes, que la nieve cubre durante los meses más fríos. Allí, el agua abundante, que alimenta lagos, cascadas, ríos y riachuelos, da vida a 1500 especies vegetales, desde los más frágiles narcisos a las plantas carnívoras que crecen en las turberas.

En Las Médulas, clasificadas como Paisaje Natural por la UNESCO, la naturaleza volvió a tomar en cuenta lo que fue la mayor explotación aurífera del Imperio Romano. El resultado es un escenario insólito, donde conos de tierra de color ocre se yerguen por encima de los castaños centenarios, en una armonía sorprendente.

En todos estos lugares, no faltan caminos que nos guían hasta rincones más lejanos, sólo hay que escoger dónde queremos ir, solos o con guía que nos revele todos los secretos. En la Sierra de la Culebra, donde vive la mayor población de lobos de Europa occidental, hay quien nos guíe en la búsqueda de este mítico animal.

Los que prefieren deportes acuáticos tienen canoas a su disposición en los ríos y en las lagunas, mientras que las montañas cubiertas de nieve son una invitación irresistible a la práctica del esquí nórdico.

El viaje se inicia en Bragança, punto de partida ideal para explorar el Parque Natural de Montesinho. De las murallas de la ciudad – que engloba joyas de la arquitectura medieval peninsular, como la insólita Domus Municipalis- puede observarse el mosaico de escenarios que componen una de las mayores áreas protegidas de Portugal, dos extensos bosques de roble a los trigales de trigo, de los valles ribereños a las cimas graníticas. Diversos recorridos pedestres señalados, bien como rutas de BTT de mayor extensión, permiten cruzar estos paisajes, donde no es raro encontrarse con una raposa o ver un corzo alimentándose junto a un prado.

El itinerario en coche que nos permite conocer la variedad paisajística de este Parque Natural sale de Bragança por la N308 para, poco después, detenerse cerca de la aldea de Cova de Lua. Los lodazales de la Ribeira de Covas son prados verdes, donde las cigüeñas gustan de posarse. Se sigue a Villarino, inicio del recorrido pedestre de Ornal, que acompaña las orillas de las márgenes del río Baceiro, y Dine, de donde parte el camino “Termas de Tuela”, que bien sigue el río con el mismo nombre, bien sube hasta los campos de cultivo sobrevolados por aves de rapiña./p>

Cruzando puentes de piedras sobre ríos cristalinos, atravesando pequeñas aldeas, el viaje prosigue hasta Moimenta, junto a la frontera. Sobrando tiempo, podemos atravesar las encostas graníticas de la Sierra de Coroa, hasta el extremo en el poniente del Parque Natural. En este itinerario, la siguiente parada es Vinhais, donde, además de probar el excelente fumeiro, se aconseja la visita al Parque Biológico, para conocimiento más profundo de la fauna y flora de la región.

El regreso a Bragança se hará ahora por la N103, donde haremos un desvío para la carretera que sigue Castrelos y Carrazedo, aldeas situadas en las faldas de la sierra de Nogueira. Allí vamos a encontrar la Estación de la Biodiversidad de Carrazedo, camino interpretativo con información sobre la flora y los animales que allí pueden ser observados, con especial incidencia en el gran número de especies de mariposas, algunas propias de Tras-os-Montes.

En dirección a España, tenemos dos alternativas. Una es seguir por Río de Onor, curiosa aldea transfronteriza, que en el lado español toma el nombre de Riohonor de Castilla. Vale la pena hacer allí una parada, para conocer los dos núcleos de población de casas de pizarra y tradiciones comunitarias. En territorio de venados, con alguna suerte y mirando atentos, es frecuente encontrar los grandes cérvidos deambulando en el fondo de los valles o en los claros de los pinares, sobre todo a mediados de septiembre, época de celo.

Otra opción es ir por la carretera que discurre a lo largo del río Sabor. Antes de llegar a la frontera de Calabor, se encuentra la aldea de Montesinho, situada en la falda de la sierra con el mismo nombre, digna también de una visita.

Fuese cual fuese la vía escogida, llegaremos a Puebla de Sanabria para, a partir de ahí, seguir los caminos que llevan hasta el mayor lago de origen glaciar de la Península, corazón de un espacio protegido- el Parque Natural del Lago de Sanabria y Alrededores.

Un día aquí puede comenzar por un paseo por el Centro histórico de la ciudad subiendo las calles que llevan al Catillo de los Condes de Benavente y las casas con barandillas con vistas al río Tera, cuyo curso iremos siguiendo. Poco después de El Puente, se encuentra la Casa del Parque del Lago de Sanabria, donde nos quedamos a conocer a los hábitats del área protegida, de la orilla del lago a lo alto de las montañas.

Se sigue por Galende, de donde podemos partir para explorar los caminos que unen la mayoría de las aldeas. Se aconseja el que lleva a Trefacio, siguiendo un pequeño riachuelo, aunque las opciones sean variadas. Dentro del Parque Natural, una red con más de 100 Km de caminos tradicionales entre las aldeas permite caminar a lo largo de riachuelos rodeados por avellanos, pasear por sotos frondosos, subir laderas abrigadas por las sombras de los robles, hasta llegar a las poblaciones más aisladas, como San Ciprian o Rábano de Sanabria. Los mismos caminos pueden ser hechos en BBT y en caballo, en paseos guiados que pueden tardar una o dos horas, como un día entero.

Las aguas cristalinas del Tera, donde nadan las truchas que son una especialidad gastronómica de la región, nos guían hasta el gran lago. Con 3 Km. de largo y 51 de profundidad, está rodeado por laderas cubiertas de robles. Allí podemos hacer un desvío para el norte, para conocer las pequeñas playas de Cañales y del Folgoso, muy concurridas en verano más un edén de tranquilidad el resto del año.

LLa carretera continúa por la margen sur, donde hay playas y puerto de embarque para un barco de crucero movido por energía eólica y solar. Canoas y Kayaks son otra forma fantástica de acceder a los meandros del lago.

Paseando por Ribadelago se llega a Ribadelago Viejo, población destruida por la rotura de una presa del Río Tera, que inundó y arrasó la mayoría de las casa en 1959. Los que no se mudaron para una nueva localidad habitan hoy en un lugar tranquilo, de donde parten varios caminos de montaña. Son veredas que nos llevan a lugares con vistas inusitadas, como la “Senda de los Monjes” o el “Camino del Cañón del Río Tera”, que está por encima del río, entre pozos, lagunas y cascadas.

Los 17 caminos de montaña señalados varían en la distancia y en los niveles de dificultad. Entre ellos destaca el camino que lleva de las cascadas de Sotilloy el recorrido que asciende a la cima de Peña Trevinca, la montaña más alta de la provincia de Zamora, con 2127 metros de altitud.

El destino ahora es San Martín de Castañeda, aldea situada en el lado norte del Lago, junto al monasterio fundado por monjes de la orden del Císter, en el siglo XII. Allí está situado el Centro de Interpretación del Parque Natural, con informaciones sobre la evolución del valle glaciar y sus ecosistemas, Desde allí la carretera serpentea por encima hasta la Laguna de los Peces, situada a 1700 metros de altitud.

Habitualmente cubierto de nieve durante los meses más fríos, el territorio circundante es óptimo para la práctica del esquí nórdico, paseos con raquetas de nieve, o simplemente descender en trineo. Al final de la primavera, el deshielo da lugar a bellos prados floridos que atraviesan el trayecto para la vecina Laguna de la Yegua.

De regreso a Puebla de Sanabria, existen también dos alternativas para llegar a Las Médulas, según el gusto por vías más o menos rápidas. La más corta sigue por la A-52 (dirección Orense) hasta la población de A Gudiña, donde continua para la localidad de A Rúa, siguiendo por O Barco para poco después llegar a Las Médulas.

Más larga en distancia, pero que lleva el mismo tiempo (cerca de 2 horas), la otra vía sigue por la A-52 (dirección Benavente) hasta la salida 29 donde partirá para la Bañeza. Allí se coge la A6 hasta Ponferrada. Las Médulas quedan a 30 Km de allí.

Contiguo a los Parques Naturales de Sanabria y Montesinho, vale la pena hacer un desvío para conocer la Sierra de la Culebra. Perteneciendo a la Red Natura 2000, la sierra de crestas cardíticas, abriga la mayor población de lobos de Europa Occidental, un gran número de venados, corzos, tejos, gatos salvajes y raras aves de rapiña. Además de paseos a pie o en BBT e incursiones en vehículo todo terreno, varias empresas organizan salidas para avistar una de las especies más misteriosas de la fauna ibérica. Existen también programas relacionados con la presencia del lobo, sea la identificación de huellas y excrementos, la observación de sus presas favoritas (venados, corzos y jabalís) o la visita de ejemplos de arquitectura tradicional, como el Cortello de lobo y las construcciones para proteger a los rebaños.

Escogida como una de las siete maravillas naturales de España, Las Médulas fue en tiempos una grandiosa mina a cielo abierto, la mayor explotación aurífera del Imperio Romano. Hoy es un lugar de belleza excepcional, que vale la pena explorar tranquilamente.

Para percibir mejor los métodos utilizados para retirar oro de estas montañas, se debe comenzar por una visita al Aula Arqueológica de Las Médulas, situada a la entrada de la pequeña aldea, cuyos habitantes continúan llevando una vida tranquila, entre la recogida de castañas en otoño y el cuidado de los rebaños. Seguimos por la “Senda de las Valiñas”, trayecto circular que recorre el centro de la explotación minera, entre extraños pináculos anaranjados y castaños centenarios, siempre acompañados por el ruido de los corneja. Con 4 kilómetros de extensión, la vereda tiene un declive suave y puede ser hecho por personas de cualquier edad.

Un poco más difícil es la ascensión al Mirador de Orellán, una subida abrupta con más de 200 metros de desnivel, pero que recompensa con las vistas privilegiadas que se ven desde allí. Al lado, está la carretera para la Galería de Orellán, oportunidad única de conocer los túneles excavados entre los siglos I y III. Quien quiera prescindir de la caminata, puede llegar hasta allí en un turismo.

A pie, en bicicleta o a caballo, pueden recorrerse muchos otros caminos, que puede ser todo lo que alcance el área minera, o que nos lleve al vecino lago de Somido. Recientemente, fueron recuperados y abiertos al público una parte de los canales romanos que transportaban el agua de las montañas circundantes hasta el centro de la explotación. Las visitas guiadas se realizan los fines de semana, a partir de la localidad de Puente de Domingos Florez.

Es junto al otro lago, el de Carucedo, que termina el viaje. Rodeado de castaños, sauces y juncos, el espejo de agua se forma cuando el valle quedó cerrado por los depósitos de piedras y lodo provenientes de las minas. Ahora, es un paraíso para las aves acuáticas, que pueden ser vistas a través de los observatorios situados en las orillas. Resultado de la acción humana, tal como en Las Médulas, dos mil años después la naturaleza conquista su territorio.

Itinerarios

Itinerario 2 días: Lago de Sanabria y Las Médulas

Conozca dos de los más extraordinarios paisajes del Norte de España. En Sanabria, embarque en un crucero ecológico y descubra los secretos del mayor lago de origen glaciar de la Península. En Las Médulas, déjese atrapar por la grandiosidad de la mayor explotación aurífera del Imperio Romano, que la UNESCO clasificó como Patrimonio de la Humanidad.

Día 1

Hora Actividad
10:00 Sanabria – Visita a la Casa del Parque del Lago de Sanabria (Galende)
12:00 Crucero ambiental en el Lago de Sanabria
13:30 Almuerzo en San Martin de Castañeda
Paseo junto a Ribadelago Viejo
16:30 Partida para Las Médulas
19:30 Llegada a Las Médulas

Alojamiento en Ponferrada o en el pueblo de Las Médulas

Día 2

Hora Actividad
10:00 Las Médulas – Recorrido pedestre guiado en el Centro de Explotación Minera (3,5 km)
Subida al mirador de Orellán
12:30 Visita a las galerías de Orellán
13:45 Almuerzo en Las Médulas
Paseo junto al Lago de Carucedo

Extensión del itinerario (Puebla de Sanabria/Las Médulas): 270 km

Notas:

  • Época ideal: La primavera y el otoño son ideales para visitar. En el invierno, los dos lugares son igualmente bonitos, aunque la región de Sanabria tiene temperaturas medias bastante bajas.
  • Las Médulas: Debido a las calles estrechas del pueblo de Orellán, un autobús no llega hasta el mirador de Orellán; apenas vehículos turismos o minibús. Para un grupo grande, la alternativa es subir desde el centro de la explotación hasta el mirador, por un camino que tiene un desnivel de cerca de 200 metros. A pesar de abrupto, el camino es corto y solo no puede ser hecho por personas con algunas dificultades motoras.

Itinerario 2 días: Montesinho y Lago de Sanabria

Descubra las semejanzas y diferencias entre los Parques Naturales de Montesinho y del Lago de Sanabria, separados por una frontera, pero unidos en la biodiversidad y en la belleza de los paisajes. Pasee en densos robledales, junto a los ríos cristalinos y por aldeas de piedra. El crucero en el lago es garantía de un final feliz.

Día 1

Hora Actividad
08:30 Bragança – Partida para Dine
09:15 Recorrido pedestre “Termas do Tuela”, entre las aldeas de Dine y Fresulfe (4 km)
Visita guiada al Parque Biológico de Vinhais
13:15 Almuerzo en Vinhais
Partida para Puebla de Sanabria, vía Bragança, con parada en la aldea de Montesinho.
Paseo por la aldea de Montesinho.
18:30 Llegada a Puebla de Sanabria

Alojamiento en Puebla de Sanabria

Día 2

Hora Actividad
10:00 Sanabria – Visita a la Casa del Parque del Lago de Sanabria (Galende)
Recorrido pedestre por camino tradicional entre las aldeas de Galende y Trefacio (3 km)
13:45 Almuerzo en San Martín de Castañeda
Paseo junto a Ribadelago Viejo
17:00 Crucero ambiental en el Lago de Sanabria
18:00 Final del crucero

Extensión del itinerario (Bragança / Lago de Sanabria): 191 km

Notas:

  • Época ideal: La primavera y el otoño son ideales para visitar. En invierno, los dos lugares son igualmente bonitos, aunque la región de Sanabria tenga temperaturas medias bastantes bajas.
  • Montesinho: para el camino pedestre “Termas do Tuela”, el autobús dejará a los viajantes en la aldea de Dine para recogerles junto a la aldea de Fresulfe, evitando que tengan que hacer un recorrido circular, con el doble de extensión. En ciertos lugares junto al río hay que avanzar con cuidado por encima de raíces y de algunas piedras. Aunque no presente dificultad, se aconseja el uso de calzado resistente y antiderrapante.
  • Sanabria: Tal como antes, el autobús dejará a los viajeros en la aldea de Galende para recogerles junto al pueblo de Trefacio. En este caso, el camino es ancho y plano.

Itinerario 3 días: Parque Natural de Montesinho, Lago de Sanabria y Las Médulas

Por tierras de lobos y de lagos, hay paisajes deslumbrantes, que tan pronto no se olvidarán. Explore los caminos del Parque Natural de Montesinho y descubra porque llaman Reino Maravilloso a la región de Tras-os-Montes. Conozca Sanabria y su Lago, situado entre picos imponentes, y continúe hacia Las Médulas, donde irá a deambular por una de las siete maravillas naturales de España.

Día 1

Hora Actividad
08:30 Bragança – Partida para Dine
09:15 Recorrido pedestre “Termas do Tuela”, entre las aldeas de Dine y Fresulfe (4 km)
Visita guiada al Parque Biológico de Vinhais
13:15 Almuerzo en Vinhais
Partida para Puebla de Sanabria, vía Bragança, con parada en la aldea de Montesinho.
Paseo por la aldea de Montesinho.
18:30 Llegada a Puebla de Sanabria

Alojamiento en Puebla de Sanabria

Día 2

Hora Actividad
10:00 Sanabria – Visita a la Casa del Parque del Lago de Sanabria (Galende)
12:00 Crucero ambiental en el Lago de Sanabria
13:30 Almuerzo en San Martin de Castañeda
Paseo junto a Ribadelago Viejo.
16:30 Partida para Las Médulas
19:30 Llegada a Las Médulas

Alojamiento en Ponferrada o en el pueblo de Las Médulas

Día 3

Hora Actividad
10:00 Las Médulas – Recorrido pedestre guiado en el centro de la explotación minera (3,5 km)
Subida para el mirador de Orellán
12:30 Visita a las galerías de Orellán
13:45 Almuerzo en Las Médulas
Paseo junto al Lago de Carucedo.

Extensión del itinerario (Bragança/Las Médulas): 415 km

Notas:

  • Época ideal: La primavera y el otoño son ideales para visitar. En invierno, los dos lugares son igualmente bonitos, aunque la región de Sanabria tenga temperaturas medias bastante bajas.
  • Montesinho: para el camino pedestre “Termas do Tuela”, el autobús dejará a los viajeros en la aldea de Dine para recogerles junto a la aldea de Fresulfe, evitando que tengan que hacer un recorrido circular, con el doble de extensión. En ciertos lugares junto al río hay que avanzar con cuidado por encima de las raíces y de algunas piedras. Aunque no presente dificultad, se aconseja el uso de calzado resistente y antiderrapante.
  • Las Médulas: Debido a las calles estrechas del pueblo de Orellán, un autobús no llega hasta el mirador de Orellán: apenas turismos o minibús. Para un grupo grande, la alternativa es subir desde el centro de la explotación hasta el mirador, por un camino que tiene un desnivel de cerca de 200 metros. A pesar de lo abrupto, el camino es corto y solo no puede ser hecho por personas con dificultades motoras.

Contactos

Links

Fotos

  • lobos1
    lobos2
    lobos3

  • lobos4
    lobos5
    lobos6

 

 

Volver a la Ruta de la Naturaleza